NARRATIVA DE CARLOS VILLACORTA VALLES

lunes, 28 de julio de 2008

FUSIONAR, PERO CONSERVAR RAÍZ

Conozca la música fusión en el Perú hoy
Por Gabriela Machuca Castillo

Tijeras + batería+ arpa + guitarra eléctrica + violín = Encuentro del ande y la urbe. Recelo. Reconocimiento. Aprendizaje mutuo. Celebración.
EJECUCIÓN DE TINYA. FIESTA RURAL.

Cajón +bajo + quijada de burro + beats electrónicos + campana = Coexistencia festiva y armoniosa de ancestrales raíces africanas, generaciones de descendientes negros que aún llevan en la sangre la herencia de siglos agridulces y futuristas sonidos creados por máquinas y computadoras.

La música es, cómo no, una proyección de lo que sucede en la realidad y de lo que ya pasó. Vive, late, siente, recuerda, experimenta. Y mezcla. Uno de los resultados de la incansable búsqueda que responde a la gloriosa necesidad de crear es un género musical que ya tiene nombre de pila: la fusión, también definida por los especialistas como el folclor de la globalización.

El Perú de hoy, tan rico en ritmo y sonoridad, no se ha mantenido al margen del compás de la vanguardia y ya tiene en compatriotas músicos, brillantes y talentosos representantes que han sabido combinar magistralmente, al son del amor y la admiración que le tienen al terruño, cadencias propias de la música tradicional nacional con diversos géneros procedentes de otros tiempos y latitudes.

MEZCLA DECLARADA

"Estrictamente hablando, toda música es fusión. Sin embargo, cuando nos referimos al género que lleva ese nombre, estamos haciendo alusión a aquel que quiere explicitar de manera muy clara que es una mezcla de dos tipos de música: una tradicional y otra moderna. Y esto responde a la globalización, a un contexto en el que las identidades no son tan locales sino más bien cosmopolitas. Al intento de hallar una igualdad entre las diferencias", explica el músico, antropólogo e investigador del Instituto de Etnomusicología de Universidad Católica Efraín Rozas, quien agrega que el género se caracteriza, además, por poseer un lenguaje particular que puede no solo ser percibido por el oyente, sino también por quien ve la puesta en escena del mismo a través del vestuario o la iconografía, por ejemplo.

El término que designa a esta mezcla confesa se empieza a acuñar con el hippismo en la segunda mitad del siglo XX. En nuestro país también se registra una protofusión a finales de los sesenta con la aparición de la banda El Polen, liderada por Juan Luis Pereyra.

Cansados de interpretar covers, los miembros de la agrupación comenzaron a combinar los sonidos propios del folclor andino con el rock. Luego aparecerían otros grupos como Del Pueblo y del Barrio, Pachacámac, El Ayllu y Kranium. Algunos de los mencionados vigentes hasta el día de hoy, aunque con distintos integrantes.

MIX DE TALENTOS

Pero no es hasta los años noventa que ocurre el boom de la fusión, considerada por algunos como sinónimo de la 'world music'. Por esos tiempos y estos lares, Los Hijos del Sol (música criolla y jazz), Perujazz (afroperuana, andina y jazz) y Miki González (afro y rock y más) --solo por mencionar algunos de los más renombrados--, ya experimentaban produciendo amalgamas distintas y trascendentes.

Hoy el espectro se ha ampliado considerable y vivazmente. Y Novalima es, sin duda alguna, uno de los representantes más internacionales. Usualmente comparado con la laureada banda argentina de tango electrónico Gotan Project o la agrupación española de flamenco, hip hop y demás Ojos de Brujo, el colectivo va llevando por el mundo con singular éxito una exquisita combinación de influencias de percusiones afroperuanas y música electrónica.

Novalima tiene ya dos discos y se va por el tercero. El segundo de ellos, "Afro", recibió disco de platino por vender más de 10.000 discos en el Perú; mientras que en el exterior muchos de sus temas fueron seleccionados para formar parte de por lo menos 20 de los compilatorios más importantes del mundo. Grimaldo del Solar, uno de los cuatro productores principales de Novalima, cuenta que un tour por Estados Unidos y Europa está próximo a concretarse.

En el mismo rubro de fusión electrónica, pero con música criolla, se encuentra Jaime Cuadra, quien en el 2006 arrasó con su "Cholo Soy Peruvian Waltz Project" y en el 2007 con "La Valse Créole Chillout". El ex cantante peruano y ahora DJ piensa completar la trilogía el próximo año.

Es inevitable y necesario subrayar el pionero trabajo de Miki González en el género, quien en los últimos años se ha dedicado a realizar importantes mezclas del folclor andino y la electrónica. "Café Inkaterra" (2004) fue uno de los discos con mayores ventas de ese año y del siguiente.

El jazz fusionado con diversos sonidos negros y andinos tampoco se ha quedado atrás y tiene entre sus artistas de bandera a Manongo Mujica, Manuel Miranda y Andrés Prado. Y se habla de rock fusionado, tienen que cantarse los nombres de Uchpa (folclor andino) y, por supuesto, La Sarita.

Esta agrupación, que además combina el rock con cadencias latinas, tiene como sello inconfundible la integración de sonidos emitidos por danzantes de tijeras. "Hacemos esto porque somos parte de un proceso que vive todo el Perú , el de una visión nacional más inclusiva", dice su líder, Julio Pérez. Larga vida, pues,al melódico encuentro de las culturas.

No hay comentarios:

Datos personales